Acero Inox

Materiali metalco web-03

Acero inox

Metalco, normalmente, utiliza acero inoxidable AISI 304 o 304L.

NOTA: Las imágenes reproducidas en estás páginas son únicamente indicativas; consultar una muestra física.

El acero inoxidable se puede suministrar con dos acabados::
1. satinado (estándar)
2. electropulido(bajo petición y con suplemento de precio)

Advertencia:
En caso de instalación de productos en acero inox en áreas con aire salino (por ejemplo, en la proximidad del mar) o con fuerte contaminación atmosférica, Metalco recomienda pedir siempre el tratamiento de ELECTROPULIDO. Este tratamiento mejora la resistencia a la corrosión de los productos en acero inox.
El tratamiento está sujeto a suplemento de precio.

Mantenimiento.

Metalco recomienda limpiar periódicamente los productos de acero inoxidable para eliminar sal, polvo y otros residuos, que pueden alterar la capa protectora del material. El lavado, además de limpiar el producto, reduce significativamente el riesgo de corrosión. Normalmente, es suficiente lavar el acero inoxidable con agua, detergente y un paño suave. En caso de depósitos de cal, utilizar un detergente en crema y un paño suave, mientras en el caso de incrustaciones resistentes, usar agua muy caliente con 1/4 de vinagre. Para manchas de aceite y grasa, utilizar un detergente suave para vajillas y en caso de manchas de óxido, utilizar un detergente en crema y un paño suave humedecido.
Para una óptima limpieza del acero inoxidable, Metalco utiliza un limpiador específico para eliminar suciedad, manchas y residuos de procesamiento, que puede suministrarse bajo petición.
En caso de duda sobre el procedimiento correcto para el mantenimiento, puede contactar a la oficinade calidad de Metalco.

Prescripciones generales válidas para todos los productos Metalco en cualquier material

A la recepción del material, en los casos en que no sea posible en un plazo de pocos días la instalación y/o montaje de los productos, estos deberán obligatoriamente desembalarse para permitir que se aireen e impedir la condensación que podría dañar irreversiblemente el material. En particular, el embalaje siempre deberá retirarse con la máxima prioridad en caso que no sea posible resguardar el material de los rayos solares.